Gestión sistemática de la calidad y del medioambiente: La empresa de servicios de paquetería GLS, que opera en toda Europa, ha obtenido para todas las filiales del grupo las certificaciones internacionalmente reconocidas basadas en las normativas ISO 14001 y 9001.

GLS ha completado el proyecto antes de lo previsto y en menos de tres años: diecinueve compañías filiales de GLS se han certificado conforme a la norma medioambiental ISO 14001, y cinco de ellas -GLS Denmark, GLS France, GLS Finland, GLS Ireland y GLS Portugal- lo han conseguido el pasado mes. El organismo internacional responsable de la evaluación -DEKRA- ha confirmado que todas las compañías aplican un sistema de gestión medioambiental eficaz y de alto rendimiento.

“En todos los países del grupo GLS las operaciones empresariales sostenibles tienen como base el mismo principio”, explica Rico Back, CEO de GLS. La política sobre medioambiente de la empresa es un elemento clave y se refleja en un programa medioambiental, unos procesos bien establecidos y unos objetivos específicos. El control interno de los logros alcanzados, y, ahora, las evaluaciones independientes aseguran en GLS la mejora continua en lo que a protección del clima y del medioambiente se refiere.

El sistema de gestión medioambiental certificado según la norma ISO contribuye a lograr objetivos de la iniciativa de sostenibilidad ThinkGreen de GLS como , por ejemplo, la continua reducción de emisiones, de consumo de recursos y de residuos. Todas las actividades medioambientales del grupo se enmarcan dentro de la iniciativa ThinkGreen, con medidas específicas que incluyen el uso de tecnologías para ahorrar energía, la planificación eficaz de las rutas de transporte o las conductas respetuosas con el medioambiente en el lugar de trabajo.

Completa fiabilidad en toda Europa

GLS también evalúa, asegura y mejora la calidad de sus servicios de manera uniforme conforme a las normativas internacionales más exigentes. Con los resultados positivos de las auditorías realizadas por DEKRA en GLS Finland y GLS Denmark se da por finalizado el proceso de certificación de acuerdo con la norma ISO 9001 de todo el grupo. Esto significa que GLS recopila y procesa importantes cifras clave cada día en todos los países para garantizar un exhaustivo control de calidad, y que las utiliza como base para gestionar los servicios de paquetería.

“Los procesos estandarizados y la mejora constante y sistemática son esenciales para ofrecer a nuestros clientes el mismo nivel de alta calidad en el envío de paquetes en toda Europa”, comenta Rico Back. “La fiabilidad y la sostenibilidad son factores clave”. Los esquemas de gestión medioambiental y calidad de GLS han demostrado su valor. Desde hace más de diez años el sistema de gestión de calidad viene siendo certificado, mientras que la primera certificación medioambiental se obtuvo en los Países Bajos en 2011.