GLS construye un nuevo centro de operaciones en Jihlava, República Checa. La capacidad del país se amplia significativamente y GLS también fortalece su red europea.

Se espera que el nuevo hub de GLS en la República Checa en Jihlava reemplace el ya existente en octubre de 2012. En un comienzo, la expansión permitirá a GLS procesar el doble de paquetes y posteriormente, la capacidad diaria se ampliará a 120.000 envíos. El hub cuenta con hasta 68 puertas de carga. El sistema de clasificación y la tecnología de seguridad cumplen con los estándar de GLS.

En Jihlava se ha ubicado la interfase de entrega de paquetería nacional e internacional y las oficinas centrales. Conexiones diarias regulares conectan Jihlava con el hub central de GLS en Neuenstein y con los centros de distribución en Austria, Polonia, Eslovaquia y Hungría. Con las inversiones realizadas, GLS se adapta al continuo crecimiento de volumen de paquetería en el comercio entre Europa Oriental y Occidental. Alrededor de cuatro millones de euros se invirtieron en el nuevo edificio con el fin de ofrecer a los clientes de GLS un servicio de alta calidad y a largo plazo.

Las nuevas instalaciones beneficiarán -también- el medio ambiente. Como parte de la iniciativa sostenible de GLS ThinkGreen, todas las nuevas construcciones deben seguir criterios medioambientales y esto se aplica en Jihlava. GLS emplea materiales reciclables y el sistema de calefacción utiliza bomba de calor, lo que reduce las emisiones de CO2 y los costes operativos. GLS también instala tecnología de ahorro de energía con el sistema de iluminación LED. Para reducir a la mitad el consumo de agua potable y los costos, se ha instalado un sistema de recolección del agua de lluvia que permite el almacenaje y la utilización de ésta como agua de proceso. Una vez finalice la construcción de Jihlava, serán doce las edificaciones “verde” dentro de la red europea de GLS.