GLS ha abierto nuevas delegaciones en Budapest y Milán. Proteger el medio ambiente: el reparto se realiza en bicicletas o en vehículos eléctricos.

GLS Hungary opera la nueva delegación de Budapest en colaboración con la primera empresa de mensajería en bicicleta de la capital. Los repartidores del centro de la ciudad se mueven en bicicletas de carga o eléctricas. Para la entrega de paquetes pesados, GLS utiliza un monovolumen eléctrico con autonomía de 130 kilómetros. Esta es la primera iniciativa de este tipo en el mercado postal y de paquetería en Hungría.

GLS Italy también realiza entregas libre de emisiones a destinatarios del centro de Milán a través de 12 vehículos eléctricos y ocho bicicletas eléctricas. Otra de las ventajas de la nueva delegación: la iluminación ecológica LED.

Verde y eficiente

Uno de los objetivos medioambientales de GLS es reducir continuamente el consumo de energía. Las bicicletas también se utilizan en centros urbanos de otras ciudades italianas y en Bélgica.

Otra ventaja: acceso rápido y fácil a cascos antiguos, calles estrechas, zonas muy transitadas o con acceso restringido.

Iniciativa ThinkGreen